Login Accedi ^
Italiano
Registrati
Registrati su Weekeep! Trova i tuoi amici di Facebook, organizza i tuoi viaggi e visita oltre 1.000.000 eventi in tutto il mondo!
Accedi con Facebook
Accedi con Google+
Facebook Google+
X
RISULTATI
MAPPA
DETTAGLIO
$mapTile_Titolo
$mapTile_Immagine
$mapTile_Indirizzo
$mapTile_LastMinute
$mapTile_Durata
Località
Dormire
Mangiare
Offerte Speciali
Eventi
Mostra tutte le 7 categorieMostra meno categorie
Mostra tutte le 11 LOCALITAMostra meno località
Mostra tutte le 23 sistemazioniMostra meno sistemazioni
PREZZO : da € a
OSPITI :
CAMERE :
STELLE : da a
Mostra tutte le 13 categorieMostra meno categorie
Mostra tutte le 13 categorieMostra meno categorie

3er. capítulo - UMBANDA

No mas Niños en la Calle - Mirada de Mujer - Ile de los Orixas Torremolinos, Provincia di Malaga, Spagna
Google+

Identidad y Memoria Afro Brasileñas
por Reginaldo Prandi (Universidad de San Pablo)
La cultura africana diluida en la formación de la cultura Brasileña incluye un vasto conjunto de items que abarcan la lengua, la culinaria, la música y diversas artes, además de valores sociales, representaciones míticas y concepciones Religiosas, conservadas no sólo a partir de una matriz africana única, sino de varios, de múltiples orígenes, provenientes de diferentes pueblos africanos.
Fuera del campo Religioso, ninguna de las instituciones culturales africanas logró, en ese ínterin, sobrevivir con sus estructuras propias.
Por el contrario, cada contribución es el resultado de un largo y lento proceso de disolución y extinción étnica a tal punto que, ante una determinada marca cultural, incluso pudiendo reconocer en ella un origen africano genérico, es difícil y hasta a veces imposible, identificar al pueblo o a la nación de la cual proviene.
Todo es simplemente África, perdidas las diferencias y especificidades.
Más que eso, los propios afro descendientes, por no conocer su propio origen, ni sabiendo si sus antepasados eran Bantùes o Sudaneses — los dos grandes grupos étnico-lingüísticos de nuestra formación africana —, tampoco pueden identificar los orígenes de los aspectos culturales, como si la cultura Brasileña como un todo, al apropiarse de ellos, hubiese borrado las fuentes.
La memoria que se tiene de África es vaga, genérica, indefinida.
Aunque la identidad étnica de esclavos y libres se haya preservado hasta fines del siglo XIX, sobretodo entre los que habían llegado de África desde hacía menos tiempo y que estaban organizados en congregaciones católicas, con la formación de la sociedad de clases, ya bajo la República, cada vez más las organizaciones de corte estamental

La memoria que se tiene de África es vaga, genérica, indefinida.
Aunque la identidad étnica de esclavos y libres se haya preservado hasta fines del siglo XIX, sobretodo entre los que habían llegado de África desde hacía menos tiempo y que estaban organizados en congregaciones católicas, con la formación de la sociedad de clases, ya bajo la República, cada vez más las organizaciones de corte estamental y étnico fueron perdiendo el sentido y aspectos de las culturas africanas fueron siendo absorbidos del mismo modo cada vez más por la cultura nacional, la cual es primordialmente blanca, europea y cristiana.
Aunque en muchos aspectos, sobretodo en el campo de las artes, podamos identificar a fines del siglo XIX y a comienzos del siglo XX manifestaciones culturales característicamente afros, su supervivencia dependía de su capacidad de ser absorbida por la cultura blanca.
Es el caso por ejemplo de la música popular Brasileña, en la cual los ritmos y estructuras melódicas de origen africano sobrevivieron en la medida en que pasaron a interesar a los compositores blancos y a los consumidores de la cultura blanca.
Así el Lundu abría camino al choro blanco; la música de los Candomblés de los afro descendientes pobres suministraba la matriz para el samba nacional de las clases medias.
En otras palabras, la preservación de aquello que es africano requería destruir o disfrazar precisamente el origen y la marca afro, en un proceso de blanqueo que alcanzó a todas las áreas y del cual Umbanda es el ejemplo emblemático en el ámbito de la Religión y que sólo fue revertido en forma limitada a partir de los años 60, cuando por el contrario, el pluralismo cultural y la valorización de los orígenes étnicos pasaron a constituir la orientación de los productores y consumidores culturales, en un movimiento de contorno cultural que fue bastante expresivo en Brasil.
II) Aproximadamente a mediados del siglo XIX, con la presencia de esclavos, libertos y sus descendientes en las grandes ciudades, cuando la población afro conoció mayores posibilidades de integración entre sí, con mayor libertad de movimiento y mayor capacidad de organización, dado que incluso el esclavo ya no estaba preso en el domicilio del señor, pudiendo congregarse en residencias colectivas concentradas en barrios urbanos donde estaba su mercado de trabajo y viviendo con sus pares, en una época en que tradiciones y lenguas traídas de África estaban vivas en virtud de la reciente llegada, se creó en Brasil lo que tal vez sea la reconstrucción cultural más bien acabada del afro en Brasil, capaz de preservarse hasta en la actualidad: la Religión afro brasileña.
En las diferentes grandes ciudades del siglo XIX surgieron grupos que recreaban en Brasil cultos Religiosos que reproducían no sólo la Religión africana, sino también otros aspectos de su cultura en África.
Los creadores de esas Religiones fueron afros de etnias Nagôs o Yorubás, especialmente los de las ciudades y regiones de Oyó, Lagos, Ketu, Ijexá y Egbá y los de los pueblos Fons, aquí llamados Jejes, sobretodo los Mahis y los Daomeanos.
Florecieron en Bahía, Pernambuco, Alagoas, Maranhão, Río Grande do Sul y secundariamente, en Río de Janeiro.
Aunque haya también surgido y se haya mantenido una Religión equivalente por iniciativa de los Bantùes, la modalidad banta recuerda mucho más a una adaptación de las Religiones sudanesas que propiamente a cultos del África meridional, tanto en relación con el conjunto de divinidades como en función de las ceremonias y procesos de iniciación.
La religión afro, que en Bahía se llamó Candomblé, en Pernambuco y Alagoas, Xangô,

en Maranhão, Tambor-de-Mina y en Rio Grande do Sul, Batuque, fue organizada en grupos

de "Naciones", o "Naciones de Candomblé" (Lima, 1984), como es sabido, en cada una de

ellas la Nación africana que la identifica es responsable de la mayoría de sus elementos,

aunque hay gran intercambio de elementos entre ellas, resultado de los contactos entre

Naciones en Brasil e incluso anteriormente en África.

En Bahía surgieron los Candomblés Ketu e Ijexá y más recientemente el Efã, todos de origen

marcadamente Nagô o Yorubá, además de un Candomblé de culto a los ancestros, el

Candomblé de Egungum.

También es de Bahía el Candomblé Jeje o Jeje-Mahi, mientras que en Maranhão el tambor

denominado Mina-Jeje dependió más de tradiciones de los Jejes daomeanos, allí también se

fue creando la denominación Mina-Nagô, de predominio Yorubá.

En Pernambuco sobrevivió la recreación de la Nación Ebgá, también llamada Nagô y en Río

Grande do Sul, las Naciones Yorubanas Oyó e Ijexá.

En Alagoas se creó un culto de Nación Xambá, igualmente Nagô, hoy prácticamente

extinguida.

En Bahía, como en otros lugares, tuvimos la formación de los Candomblés, con tres

referencias básicas: Candomblé Angola, Congo y Cabinda, pero sólo las dimensiones de la

lengua ritual y de la música parecen ser su marca de identidad, puesto que son los Orixás de

los Nagôs y sus ritos siguen los de los Candomblés Nagôs y Jejes.

La Religión que se reorganizó en Bahía y otros lugares, es una reconstrucción no sólo de la Religión africana, sino también de muchos otros aspectos culturales del África original, una memoria cultural.
Tomemos el Candomblé Ketu, que inclusive sirve de modelo a los demás.
Primero, se reorganizó en el plano de la Religión la comunidad africana perdida en la Diáspora, creándose a través del grupo Religioso relaciones de jerarquía, subordinación y lealtad basadas en los patrones familiares y de parentesco existentes en África, haciéndose de la familia-de-santo, la comunidad de culto, una especie de miniatura simbólica de la familia Yorubá.
Los Yorubás tradicionales son poligínicos, con familia grande habitando residencias colectivas formadas por cuartos y departamentos contiguos, los compounds, rindiendo culto a los Orixás, que son particulares para cada familia, ciudad y región (Fadipe, 1970).
El jefe vive con su mujer principal y los hijos de ella en los aposentos principales y las demás esposas viven con sus hijos, ocupando cada una cuartos separados.
Las áreas comunes están reservadas para cocina, ocio, trabajo artesanal y almacenamiento.
La familia rinde culto al Orixá del jefe masculino, divinidad ancestral que él hereda por línea paterna y que es el Orixá principal de todos los hijos.
También se rinde culto a los Orixás que protegen la ciudad, en general Orixás de la familia del rey, los Orixás del mercado, centro económico y de sociabilidad de la ciudad y otros que pueden ser adoptados por libre elección de cada uno.
El culto al Orixá de la adivinación, llamado Orunmilá o Ifá, es practicado fuera del ámbito familiar, por una congregación de sacerdotes, encargados de, a través de prácticas adivinatorias, leer e interpretar el futuro de las personas, conocer el designio de los Orixàs, prescribir los sacrificios propiciatorios.
La adivinación es practicada a través de la interpretación de un enorme acervo de mitos (sus instrumentos adivinatorios seleccionan los mitos a ser interpretados en cada consulta al oráculo), mitos que él aprende durante la iniciación y que explican al Yorubá su mundo, la vida, la muerte y todo lo demás que existe y que suministran e inspiran los valores y las normas de la sociedad Yorubana.
Otra sociedad que abarca toda la ciudad, a veces más de una, es la que se dedica al culto de los ancestros fundadores de la ciudad, los egunguns, culto estrictamente masculino, responsable de la administración de la justicia en el plano de las relaciones comunitarias.
A esta organización religiosa que rinde culto a los fundadores y héroes humanos, se contrapone otra, la sociedad Geledé, que conmemora los ancestros femeninos, las grandes madres.
La Religión de todos los días, de todas maneras, es la Religión familiar, no se separan Religión y familia en la vida cotidiana.
El Candomblé, se estructuró como esta familia Yorubá.
El grupo de culto es dirigido por un jefe, masculino o femenino con autoridad máxima y el Orixá del fundador del grupo es el Orixá común de aquella comunidad, para el cual es erigido el templo principal.
Los Templos secundarios, denominados casas o cuartos-de-santo son construidos para cada uno de los Orixás o familias de Orixás alabados por el grupo.
La jerarquía reproduce la de la familia Yorubá, debiendo los miembros más jóvenes respeto y sumisión a los más viejos, a cuyos pies se postran en alabanza, como hacen los hijos Yorubanos para con los más viejos y como hace todo Yorubá en respeto a las autoridades.
Se supone que los más jóvenes deben aprender de los más viejos, transmitiéndose el conocimiento Religioso por medio de la palabra no escrita.
La jerarquía ahora es regulada no por la edad, sino por el tiempo de iniciación, puesto que la inclusión en la familia (Religiosa) se hace por libre adhesión y no por nacimiento.
Las mujeres viejas, vale decir, iniciadas desde hace más tiempo se llaman entre sí como egbômi, que en Yorubá significa "mi hermana mayor" y es nada más que el tratamiento que las esposas más antiguas, y por consiguiente más importantes, del jefe usan entre sí.
La recién iniciada es llamada iaô, o joven esposa, novia, que es como las esposas más viejas llaman a las más jóvenes.
Claro que, con el pasar del tiempo, esas denominaciones reservadas a las mujeres pasaron también a ser usadas para los iniciados masculinos.
Además de las prácticas iniciales, como el rasurarse la cabeza que marca el ingreso de las niñas a la pubertad, el uso de incisiones en la piel indicativas de origen tribal y familiar (los aberês del Candomblé), costumbres de lo cotidiano familiar africano fueron igualmente incorporadas a la Religión, como fundamento sagrado que no debe ser cambiado: dormir en estera, comer con la mano, postrarse para saludar a los más viejos, mantenerse con la cabeza baja frente a las autoridades, bailar descalzo, etc.
El Candomblé reprodujo en la Religión puestos de mando del gobierno de las ciudades.
El consejo del rey de Oyó, ciudad de Xangô, inspiró la creación del consejo de los Obás o Mogbás en terreiros de este Orixá.
El general Balogun se transformó en cargo de alta jerarquía, en el culto a Ogum.
Las mujeres encargadas de administrar el abastecimiento material de la corte del rey inspiraron a las ialodês de los Candomblés.
El Candomblé que se formó en Brasil fue, pues, más que la reconstrucción de la Religión.
No siendo la Religión africana una esfera autónoma en relación con las demás que forman la sociedad tradicional, para que ella fuese comprensible en Brasil, muchos otros aspectos de la sociedad africana tuvieron que ser aquí reconstruidos, por lo menos simbólicamente, dado que en Brasil las estructuras familiares y societarias africanas estaban completamente ausentes, sustituidas, incluso en el caso del esclavo, por los patrones.
Eso evidentemente acarreó muchos cambios.
Con la destrucción de la familia africana, se pierden para siempre los linajes y las estructuras de parentesco, la identidad sagrada no puede más ser basada en la idea de que cada ser humano desciende de una divinidad a través de un linaje biológico.
Esa herencia, basada en la familia de sangre, fue substituida por una concepción de linajes mítico-espirituales.
Se continuó creyendo que cada individuo desciende de un Orixá, que es considerado su padre y a quien debe culto, pero ahora eso no depende de la familia biológica y el Orixá de cada uno sólo puede ser revelado a través del oráculo del Jogo-de Búzios (juego de caracoles), que es prerrogativa de los jefes de culto, las Iyalorixàs y los Babalorixàs.
Pero se mantuvo la idea de un segundo Orixá rigiendo al individuo, el adjunto o juntó, que en África era el de la madre biológica y que aquí es identificado también por medio del oráculo.
A través de la Religión, como señaló Roger Bastide (1975), se recreó en Brasil, con las inevitables adaptaciones, un África simbólica que fue, durante por lo menos un siglo, la más completa referencia cultural para el afro brasileño.
Como institución ahora de la sociedad brasileña, funcionó como una especie de isla a la cual el afro podía retirarse periódicamente en un refugio idílico capaz de atenuar, ¿quién sabe?, las asperezas de la vida cotidiana en la sociedad blanca que lo incluía.
Cuando el tráfico cesó, e inmediatamente después la esclavitud llegó al final, se inició el lento e inconcluso proceso de integración del afro a la sociedad de clases entonces en formación.
El Candomblé como reunión de afros originarios y descendientes de determinadas etnias o naciones africanas fue dejando de ser comprensible.
Las nuevas adhesiones de los afros, la mayoría ya nacida brasileña, a las diferentes naciones de Candomblé, dejaron de ser orientadas por su origen étnico y pasaron a constituirse en una elección personal, teniendo peso en la decisión las simpatías por el jefe del grupo, el conocimiento y amistad de los adeptos, localización del terreiro, etc.
De todos modos, a comienzos del siglo XX, definitivamente la escisión ya no era más étnica.
Así como el afro olvidó su origen y la lengua de sus padres y abuelos, el Candomblé también olvidó el significado de las palabras y la sintaxis de sus lenguas sagradas.
Aunque los cánticos y rezos hayan sido preservados en las lenguas originales, modificadas y adulteradas, evidentemente para cada generación, las diversas lenguas del Candomblé dejaron de ser lenguas de comunicación, para ser lenguas rituales intraducibles.
Los mitos de origen de los cuales hablan los cánticos sagrados fueron igualmente en gran parte olvidados, la memoria ancestral fue dejando de reafirmar las verdades originales antiguas para dar a luz a nuevos asuntos, impuestos por el imperativo de vivir en un mundo contemporáneo en constante transformación.
La reconstrucción de la cultura Religiosa africana en Brasil fue orientada, no sin que ocurrieran cambios y pérdidas, por un proceso que dejaba entrever el hecho de dar sentido a la memoria y a la identidad del afro en la diáspora.
Para los Yorubás y otros pueblos africanos, antes del contacto con la cultura Europea, el tiempo es cíclico, no lineal, no histórico.
El presente es nada más que una repetición del pasado, de algo que ya sucedió y es conocido.
Esos acontecimientos del pasado están vivos en los mitos, que hablan de grandes aventuras, actos heroicos, descubrimientos y todo tipo de eventos de los cuales la vida presente sería una repetición continua.
El mito habla del pasado remoto que explica la vida en el presente.
El tiempo mítico es sólo el pasado distante, donde está la verdad del presente.
El tiempo del mito es el tiempo de los orígenes (Prandi, 2001).
Ese pasado remoto, de narrativa mítica, es colectivo y habla del pueblo como un todo.
Pasado de generación en generación, por medio de la oralidad, es él el que da el sentido general de la vida a todos y suministra la identidad grupal y los valores y normas esenciales para la acción en aquella sociedad, confundiéndose totalmente con la Religión.
El tiempo cíclico es el tiempo de la naturaleza, el tiempo reversible y también el tiempo de la memoria, que no se pierde, sino que se restituye.
El tiempo de la historia, en contrapartida, es el tiempo irreversible, un tiempo que no se enlaza con la eternidad, ni con el eterno retorno (Prigogine, 1991: 59).
El tiempo del mito y el tiempo de la memoria describen un mismo movimiento de reposición: sale del presente, va hacia el pasado y vuelve al presente – no hay futuro tal como lo concebimos en Occidente.
La Religión es la ritualización de esa memoria, de ese tiempo cíclico, o sea, la representación en el presente, a través de símbolos y puestas en escena ritualizadas, de ese pasado que garantiza la identidad del grupo – ¿quiénes somos, de dónde vinimos, hacia dónde vamos?
Es el tiempo de la tradición, del no cambio, tiempo de la Religión, la Religión como fuente de identidad que reitera en lo cotidiano la memoria ancestral.
En el Candomblé, emblemáticamente, cuando el “hijo-de-santo” entra en trance e incorpora un Orixá, asumiendo su identidad representada por la danza característica que recuerda las aventuras míticas, es el pasado remoto, colectivo, el mito, que aflora en el presente para mostrarse vivo, el trance ritual repitiendo el pasado en el presente, en una representación en carne y hueso de la memoria colectiva.
El mito, como elemento constitutivo de la Religión afro, debe ser comprensible no sólo exclusivamente para todo afro descendiente, sino también para el blanco que adhiere a la Religión de los Orixás.
No está más referido a un pasado genealógico, consanguíneo, que identifica y legitima cada tronco familiar, como en África, sino que enlaza espiritualmente a cada miembro de la Religión, independiente de su origen étnico, a uno de los antepasados que forman el panteón en suelo americano: los Orixás Exu, Ogum, Oxóssi, Ossaim, Omulu, Nanã, Oxumarê, Euá, Xangô, Obá, Iansã, Oxum, Logum Edé, Iemanjá, Odudua, Oxaguiã, Oxalá.
El Candomblé, nacido en Brasil, enseña que cada ser humano desciende de uno de esos Orixàs, independientemente de su origen familiar, étnico, racial o geográfico.
Los Orixás son ahora entidades universales.
Así el Candomblé fue dejando de ser fuente de memoria e identidad del afro.

Traspuesta la primera mitad del siglo XX, la posibilidad de ser elegido el Candomblé como Religión, dejó de ser prerrogativa del afro, abriéndose la Religión afro a todos los americanos de todos los orígenes étnicos y raciales.

La sociedad blanca, que a comienzos del siglo había creado una versión más blanqueada del Candomblé, la Umbanda, prendió entonces, en otro movimiento de inclusión, aquella que durante un siglo había sido la Religión de los afros.

Ya estábamos en la sociedad de masa y el Candomblé sería el gran depósito de la cultura brasileña más cercana a África.

A fines de los años 60 y comienzos de los 70 se inició junto a las clases medias importante actividad de recuperación de nuestras raíces culturales, reflejo de un movimiento cultural mucho más amplio, que, en Estados Unidos y en Europa y de allí a Brasil, cuestionaba las verdades de la civilización occidental, el conocimiento universitario tradicional, la superioridad de los patrones burgueses vigentes, los valores estéticos europeos, volviéndose a las culturas tradicionales, sobre todo las de Oriente y buscando nuevos sentidos en las viejas subjetividades, en valores olvidados y escondidas formas de expresión.

En Brasil se efectuó un gran retorno a Bahía, con el redescubrimiento de sus ritmos, sus sabores culinarios y toda la cultura de los Candomblés.

Las artes brasileñas en general (música, cine, teatro, danza, literatura, artes plásticas) ganan nuevas referencias, el turismo de las clases medias del Sudeste eligió un nuevo flujo en dirección a Salvador e demás puntos del Nordeste (Prandi, 1991, 1996).

El Candomblé se expandió muy rápidamente por todo el país, dejando de ser una Religión exclusiva de afros; la música bahiana de inspiración afro se convirtió en consumo nacional; la comida bahiana, que no era otra cosa que comida votiva ofrecida a los Orixás en los terreiros, fue a todas las mesas y así prosperó.

Si aspectos de origen africano componían la cultura brasileña en las más diversas áreas, con el movimiento de los años 60 y 70 ocurrió todo un redimensionamiento de la herencia afro, con lo cual aquello que antes era tratado como exótico, diferente, primitivo, pasó a ser incorporado como habitual, cercano, contemporáneo.

La propia música popular incorporó al viejo y sucesivamente blanqueado samba, nuevos golpes, pero cercanos a la percusión de los terreiros del Candomblé.

Las escuelas de samba del carnaval no se cansan de hacer desfilar a los Orixás en la avenida.

La cultura de una minoría ahora ya es consumo de todos.

La valorización de la cultura afro en Brasil sobrevino juntamente con la formación de los movimientos de minorías, entre los cuales el movimiento afro, en sus más diferentes manifestaciones, intensificó a los afro descendientes la cuestión del origen y de la identidad.

Después de siglos de integración, mestizaje y blanqueo (físico y cultural), sectores de las poblaciones afros y mestizas cuestionan y son cuestionados sobre su origen africano y afro descendiente.

Mientras intelectuales y artistas no identificados con la causa afro tratan, de manera general, de incorporar y en un arte y en un discurso de corte universal, surgen aquellos interesados justamente en lo contrario: delinear el origen afro como origen suyo, haciendo de la creación artística documento de la propia identidad.

Pero el afro, obligado a incorporarse a una cultura nacional, europea, blanca y cristiana, sin la cual no era posible sobrevivir — y el sincretismo católico de las religiones afro brasileñas es la demostración emblemática de esa obligatoriedad de ser brasileño y por consiguiente católico, incluso cuando se es africano y se alaban los Orixás, Voduns e Inquices — pues bien, ese afro olvidó su origen.

Ya no es capaz de saber de dónde vinieron sus ancestros, si eran de esa o de aquella Naciòn o ciudad, qué lengua hablaban, ni incluso sabe si eran Bantùes o Sudaneses.

La superioridad numérica de los afros Yorubás en Salvador del siglo XIX transformó su lengua, el Yorubá, en una lengua común de los afros esclavos y libertos de los más diferentes orígenes étnicos que convivían en la ciudad.

Cuando los diferentes grupos organizaron su Religión en Bahía, fueron Candomblés Nagôs, con muchas contribuciones rituales de los Jejes, que mejor consiguieron imponerse como modelo de culto, de tal modo que los Orixás, acabaron ganando relevancia, primero local y después nacional, capaz de opacar la presencia de los Voduns de los Jejes y de los Inquices de los Bantùes.

Mientras los Orixás pasaron a ser reconocidos como las auténticas entidades africanas, sobre todo con el surgimiento de Umbanda, que los diseminó por todo el país, los Voduns quedaron limitados a unos pocos templos de Salvador y ciudades del Recôncavo y completamente escondidos del resto del País en los templos de Maranhão.

Los Inquices Bantùes desde largo tiempo habían sido sustituidos por los Orixás y encantados Caboclos.

Como si todo lo que es afro remitiese a los pueblos Nagôs, como si todas las entidades africanas fuesen Orixás.

La Religión tradicional, reconstruida de este lado del Atlántico, pasa a ser fuente de memoria creada del presente para el pasado, en un camino inverso.

El proceso de elaboración de ese pasado mítico va a beber en las propias tradiciones corrientes que brotan de las instituciones religiosas afros más vivas en el escenario cultural del País y la identidad se define a partir de un origen idealizado, que el poeta adopta como suyo.

La reconstrucción del pasado que orienta la construcción de la identidad se hace así a partir de la cultura brasileña y no del verdadero y perdido origen étnico, familiar y en última instancia, racial.

Aunque el pasado ancestral perdido sea África pluriétnica, multicultural, el pasado recuperable es aquél que Brasil logró incorporar en la construcción de una nueva civilización, pasado que sólo puede ser reinventado, memoria recreada. .

Bibliografía
Bastide, Roger. As religiões africanas no Brasil. São Paulo, Pioneira, 1975.
Fadipe, N. A, The Sociology of the Yoruba. Ibadan, Ibadan University Press, 1970.
Lima, Vivaldo da Costa et alii. Encontro de nações de candomblé. Salvador, CEAO/UFBa e Inamá, 1984.
Prandi, Reginaldo. Os candomblés de São Paulo: a velha magia na metrópole nova. São Paulo, Hucitec e Edusp, 1991.
Herdeiras do axé: sociologia das religiões afro-brasileiras. São Paulo, Hucitec, 1996.
Mitologia dos orixás. São Paulo, Companhia das Letras, 2001.
White, Steven F. A reinvenção de um passado sagrado na poesia afro-brasileira contemporânea. Estudos Afro-Asiáticos, Rio de Janeiro, nº 35, pp. 97-110, julho de 1999.

Veniteci a trovare
dal 8 aprile al 31 maggio 2014

Che Tempo fa

Recensioni

Caricamento...
Caricamento...
In questa zona i nostri Partner offrono: